jueves, agosto 22, 2013

Lo imprescindible


La-falsedad.jpg (432×324)

Qué es es verdaderamente imprescindible? Estos días, viendo a la gente preocupada por sus celulares, la internet, el cable, el dinero, etc.; me han hecho preguntarme esto. Pero, por más que pienso, me cuesta entender la importancia que se le da a esas cosas, cosas que no son más fruto de la modernidad y sin las que el mundo ha sobrevivido por siglos y sin embargo, a pesar de esto, ahora resulta que son imprescindibles. Cómo es posible, me pregunto, que basemos nuestra existencia, en cosas tan efímeras. Que ha sucedido con aquello verdaderamente trascendental, en todo lo que esta palabra encierra? Es decir, esos objetos que de alguna forma si trastocan nuestra vida para mal o para bien. Se que no han desaparecido, el problema está en nosotros, que cada vez más, no cerramos a la trascendencia de ellos, a la emoción o al sentimiento que estos pueden provocarnos. Es triste, pero me parece que hemos cambiado estas emociones y sentimientos por sensaciones, por "emociones", en este caso  pasajeras, que no nos dejan en ningún efecto permanente, que no producen ningún cambio en nosotros, que se van, tal y como llegan.

A veces me pongo a pensar qué dirían esos escritores que yo tanto amo y admiro de estas cosas? Qué diría Tolstoy? Qué diría Thoreau?? Qué diría Montaigne?? Será que soy yo la que esta mal porque me cuesta tanto adaptarme a la forma de vida de una sociedad que percibo cada vez más artificial; donde todos tratan de que su "privacidad" sea pública, cuando en realidad solo desean vender una imagen de si mismos, que ellos mismo quisieran comprar, pero que no es siquiera un espejismo de lo que en realidad son.

Cómo el mundo o mejor dicho la sociedad ha llegado a ser lo que es, cómo pasamos de ser una sociedad reprimida, en su mayor parte al menos, a ser una sociedad supuestamente liberada.  No,, no hemos librado, esta "liberación" es puramente en el aspecto sexual. En realidad, me parece que somos una sociedad, cada vez más reprimida, reprimimos nuestros, deseos, nuestros, sueños, y cualquier cosa que pensemos no está acorde con el "pensamiento colectivo" de la mayoría. Al final, la consecuencia de esto, es una sociedad cada vez más deprimida, porque es que ya no somos lo que decimos que somos, ya no actuamos como realmente deseamos hacerlo. Todos somos parte de un gran rebaño, y si no lo somos, buscamos ser parte de el a costa de nosotros mismos. Y a final, sin darnos cuenta no somos libres, somos esclavos de la percepción que los demás tienen de nosotros y del absurdo de ser aceptados, y a no somos nosotros, sino un ente artificial que tiene la apariencia nuestra pero que refleja unas ideas y pensamientos muy lejos de los nuestros.

Por casualidad he abierto "walden" y me ha caído justamente en párrafo que dice de esta forma: "La mayoría de los hombres viven existencias de callada desesperación. Lo que se designa como resignación, es una confirmación de la desesperación." No podía estar más de acuerdo.
 

1 comentario:

Esteban Solivella Calonikov dijo...

Hola encontré tu blog de casualidad. Una lastima que no sigas escribiendo..coincido con vos en todo, el consumismo cada vez impone mas "necesidades", y es mentira. Te invito a pasar por mi blog, que bueno que te guste Tolstoi.
http://hijosdeladecadencia.blogspot.com.ar/